SENADO-PLENO 21 DE NOVIEMBRE DE 2007 NÚM. 139

El señor PRESIDENTE: Pregunta del senador Bellón.

Tiene la palabra su señoría.

El señor BELLÓN MARTÍNEZ: Gracias, señor presidente

y señorías.

Buenos días, señor ministro. Como usted bien sabe,

existen una serie de enfermedades que por sus especiales

características no solo etiopatogénicas o clínicas, sino

sobre todo por su tratamiento dietético, necesario para un

buen abordaje terapéutico de las mismas, requieren no ya

una mayor atención por parte del Sistema Nacional de

Salud, sino una sensibilidad especial para dar solución,

también especial, a los problemas que conllevan no solo

para los pacientes, sino para sus familiares y su entorno

inmediato.

En el ámbito de este tipo de patologías, que originan

problemas nutricionales y que requieren un tratamiento

dietético especial, con las dificultades inherentes al

mismo, se encuentra la enfermedad celíaca. Esta enfermedad,

cuya incidencia es de un caso cada 1.000 recién nacidos

vivos y que se estima que afecta a unas 450.000 personas

en nuestro país y de la que tan solo el 10 por ciento

de los casos está diagnosticado, ha provocado reivindicaciones

históricas de estos pacientes para que el Sistema

Nacional de Salud las recoja, reivindicaciones que precisamente

han sido tomadas en cuenta por las distintas

administraciones y además no han sido ajenas al espíritu

parlamentario de recoger los problemas sociales al objeto

de darles la solución adecuada.

Así, desde hace varias legislaturas, las iniciativas parlamentarias

al respecto han sido numerosas: desde preguntas

al Gobierno de turno a proposiciones no de ley instando

a la solución de los problemas. El Gobierno socialista

de Rodríguez Zapatero ha sido siempre sensible hacia los

colectivos de pacientes con problemas especiales y ha procurado

dar respuesta a las demandas planteadas por estos

colectivos en busca de una mejor calidad de vida. Por lo

que hace referencia a la enfermedad celíaca ha dado respuesta,

con una serie de medidas en torno a la investigación

básica, a la información y a la colaboración con las

asociaciones de pacientes y con el ámbito científico

correspondiente.

Señor ministro, ¿cuáles son las líneas directoras del programa

de protección a los enfermos celíacos que usted ha

anunciado recientemente?

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señoría.

Tiene la palabra el señor ministro de Sanidad.

El señor MINISTRO DE SANIDAD Y CONSUMO

(Soria Escoms): Gracias, señor presidente.

Señoría, como usted sabe, el Gobierno de España es

sensible no solamente a la patología de los enfermos

celíacos, sino a otras patologías, y en este ámbito en concreto

tanto la sensibilidad, como la capacidad y la innovación

tecnológicas nos permiten dar un paso más a la hora

de tomar una serie de medidas que van a ser pioneras en

España y, también hay que decirlo, en Europa.

El ministerio ha querido dar un decisivo paso adelante

en la protección de los enfermos celiacos mediante un

conjunto de medidas, algunas de ellas ya anunciadas

públicamente, destinadas a garantizar al máximo la inocuidad

de los alimentos a consumir por las personas celiacas,

reduciendo el riesgo de exposición involuntaria al gluten,

que, como usted sabe, hoy por hoy es la única medida

efectiva de que disponemos.

Algunas de estas medidas son novedosas, incluso entre

los países de nuestro entorno, por lo que cabe afirmar que

España se sitúa hoy por hoy a la vanguardia mundial en la

protección de los enfermos celiacos.

Como primera medida aprobaremos una norma para

establecer, de acuerdo con las pruebas científicas y un

elemental principio de precaución, un nivel máximo de

gluten por debajo del cual los alimentos son generalmente

tolerados por los enfermos. Además, cuando los productos

alimenticios especiales sustituyan a otros alimentos

deberán aportar aproximadamente la misma cantidad

de vitaminas y minerales que los alimentos que pretenden

reemplazar.

Los alimentos convencionales también estarán obligados,

tanto en el etiquetado como en la publicidad, a declarar

la presencia de gluten si superan el límite máximo.

Para mayor claridad, y con carácter potestativo, en el etiquetado

de los productos alimenticios se podrá introducir

un pictograma que garantice la no superación del límite de

gluten establecido.

Con ello, ¿qué vamos a conseguir? Una conseguir

mayor seguridad para los enfermos, dificultando la ingestión

de gluten en cantidades que puedan ser dañinas, y

también incentivar a nuestras empresas, a nuestro tejido

empresarial para poner en el mercado alimentos convencionales

adecuados para los celiacos y ampliar las opciones

de los enfermos al seleccionar los alimentos. Esperamos

que estas medidas ayuden también a disminuir el

coste de la cesta de la compra, que en los enfermos celiacos

es más alto.

Otras medidas complementarias van a ser la realización

del estudio de incidencia-prevalencia, lo que permitirá disponer,

también por primera vez, de un buen mapa de la

enfermedad celiaca en España y de datos de los que hasta

hoy sólo tenemos cifras orientativas. Además, tenemos

que promover una mejora en la atención primaria a estos

pacientes y reforzar los controles en toda la cadena alimentaria.

Para ello, vamos a potenciar la implantación en

las industrias de sistemas válidos de autocontrol y exigir y

auditar sistemas de trazabilidad.

Finalmente, señor presidente, a través del Centro

Nacional de Alimentación continuaremos promoviendo la

investigación y la puesta a punto de técnicas analíticas

con la mayor sensibilidad y especificidad disponibles,

siempre en permanente comunicación con las comunidades

autónomas.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.

1 comentario

Archivado bajo administración

Una respuesta a “SENADO-PLENO 21 DE NOVIEMBRE DE 2007 NÚM. 139

  1. Gracias por esta información, ya que tan importante como asistir a lugares donde se reivindica sobre la celiaquía (siempre que se pueda) es informar sobre lo acontecido en distintos lugares.

    Mcuhas gracias por vuestro trabajo y apoyo.

    Un abrazo.

    Ana y Víctor.